Cómo ahorrar energía con tu aire acondicionado
Te explicamos cómo ahorrar energía con tu aire acondicionado, incluimos algunos consejos sobre cómo usar el aire acondicionado de manera eficiente y reducir tu consumo de energía. Esto te permitirá gastar menos en tu factura de luz y respetar más el medio ambiente. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué es importante ahorrar energía?

Ahorrar energía es importante por varias razones:

  1. Ayuda a reducir la contaminación: la mayoría de la energía que utilizamos proviene de fuentes no renovables, como el petróleo y el gas natural, y su producción puede generar contaminación del aire y el agua. Ahorrar energía reduce nuestra dependencia de estas fuentes y contribuye a reducir la contaminación.
  2. Ayuda a proteger el medio ambiente: al utilizar menos energía, también utilizamos menos recursos naturales y reducimos nuestra huella de carbono. Esto contribuye a proteger el medio ambiente y a reducir el cambio climático.
  3. Ayuda a ahorrar dinero: ahorrar energía también puede ayudarnos a ahorrar dinero en nuestras facturas de electricidad y gas. Esto significa utilizar menos recursos y, por lo tanto, reducir nuestros costos de energía.
  4. Ayuda a garantizar un suministro energético sostenible: al ahorrar energía, también contribuimos a garantizar que haya suficiente energía disponible para todos en el futuro. Esto es especialmente importante, ya que la demanda de energía está aumentando rápidamente en todo el mundo. Y, debemos asegurarnos de que podamos satisfacerla de manera sostenible.

Entonces, ahorrar energía es importante porque nos ayuda a reducir la contaminación, proteger el medio ambiente, ahorrar dinero y garantizar un suministro energético sostenible para el futuro. ¡Todos podemos hacer nuestra parte para ahorrar energía y contribuir a un futuro más sostenible!

Cómo ahorrar energía con tu aire acondicionado

Aquí te presento algunos consejos sobre cómo ahorrar energía con tu aire acondicionado:

Utiliza el termostato de manera eficiente

Ajusta la temperatura del aire acondicionado a un nivel cómodo. Y, utiliza el termostato para regular la temperatura a medida que cambia el clima. Esto te ayudará a ahorrar energía y a reducir tus facturas de electricidad.

También podrías usar un termostato inteligente, comprarlo puede significar un gasto, pero a la larga ahorrarás. Es un dispositivo que te ayuda a regular los sistemas de enfriamiento. Además, puedes incluso controlarlo desde tu dispositivo móvil. Hay aires acondicionados modernos que ya traen estos sistemas incluidos.

Igualmente, puedes configurar el termostato para que mantenga tu casa a cierta temperatura mientras estás durmiendo o cuando has salido de casa.

El termostato inteligente podría ayudarte a ahorrar hasta un 10 % en la factura de luz. Porque además de lo anterior, también te permite apagarlo automáticamente.

termostato

Usa ventiladores te techo cuando sea posible

Los ventiladores son una forma muy eficiente de enfriar una habitación. Ya que, consumen mucha menos energía que el aire acondicionado.

Estos sirven para bajar la temperatura de las habitaciones hasta en 10 °C. Y lo logran utilizando un 10% de la energía que necesitaría un aire acondicionado por conductos.

Incluso podrías combinar el uso de aire acondicionado y ventilador. Al hacerlo ahorrarás energía.

Un ventilador de techo también te permitirá poner a circular el aire acondicionado y te ayudará a crear corrientes de aire. Hará que los espacios sean más cómodos.

ventilador de techo (2)

Revisa puertas y ventanas

Añadir aislamiento a tu casa es una excelente forma de reducir el calor que entra a tu casa. Te permite tener tus habitaciones más frescas en el verano y más cálidas en invierno.

Aislar el techo también es importante para evitar que el calor entre en la casa. Te ayudarán a disminuir en costos de energía y enfriamiento.

Un buen aislamiento de tu casa te permitirá ahorrar hasta un 40 % en la factura de luz al usar aire acondicionado. Podrás mantener tu casa fresca en verano sin tanto gasto. Ya que la mayor parte del aire frío se suele ir por espacios mal sellados de puertas y ventanas.

Utiliza cortinas o persianas para bloquear el sol

La luz directa del sol puede calentar tu casa al entrar por las ventanas. Esto puede incrementar la temperatura de una habitación, y causar que tu sistema de aire acondicionado tenga que trabajar demás para poder enfriar un espacio.

Por tanto, incorporar persianas o cortinas te ayudará a reducir la cantidad de luz solar y calor que entra en tu casa.

Entonces, cierra las cortinas o persianas durante el día para evitar que el sol caliente la habitación y utiliza el aire acondicionado menos. Y puedes abrirlas de nuevo al final de la tarde y en la noche.

via GIPHY

Mantén el aire acondicionado limpio y bien mantenido

Un aire acondicionado sucio y desalineado consume más energía y es menos eficiente. Asegúrate de limpiar y mantener tu equipo para que esté en buen estado y ahorrar energía.

Esto porque a veces no es suficiente con instalar un termostato programable o usar un aire acondicionado eficiente. Si no cuidas bien tu aire acondicionado, entonces no hay forma de que baje tu factura de luz.

Cuando los filtros del aire acondicionado están sucios, bloquean el flujo de aire. Lo que hace que este deba trabajar más para poder enfriar tu casa durante el verano.

Tienes que leer el manual. Porque dependiendo del tipo aire acondicionado varía la periodicidad con la que debes reemplazar o limpiar los filtros. Igualmente, cambia cada cuánto recomienda hacerle mantenimiento. Esto último implica revisar, además del filtro, el evaporador y condensador.

Un aire limpio trabaja mejor, tiene un mejor nivel de eficiencia.

Evita actividades que pueden generar mucho calor

En el verano se incrementa la temperatura dentro de tu casa. Si aparte del calor natural, utilizas electrodomésticos en casa que expelen calor se sentirá mucho peor.  Esto incluye lavavajillas eléctrico, secadora de ropa, horno, plancha, entre otros.

En lugar de usar el horno, prefiere la estufa, microondas o cocinar afuera. Cuelga tu ropa para que se seque. Lava la vajilla a mano y que se seque al aire.

Y si tienes que usar estos electrodomésticos, puedes encender el extractor de aire de la cocina y del baño para así ayudar a que salga de tu casa el exceso de calor y humedad.

Utiliza el modo de «dormir» o «descanso» cuando no estés en casa

Muchos aires acondicionados tienen un modo de «dormir» o «descanso» que ajusta la temperatura y la humedad para que te sientas cómodo mientras duermes o no estás en casa. Utilizar este modo te ayudará a ahorrar energía.

Cuida tu unidad externa

Los aires de conductos y los splits tienen unidades externas. Decide bien antes de la instalación del aire acondicionado donde lo podrás. Si están en un lugar donde les da demasiado sol no van a trabajar tan bien como si estuvieran a la sombra.

Incluso podrías instalar una marquesina o algún tipo de toldo para proteger las unidades externas.

unidad externa de ac

Inspecciona los ductos

Otra formas cómo ahorrar energía con tu aire acondicionado es que si tienes un equipo por conductos es importante que revises los ductos. Estos no pueden estar llenos de polvo, tapados o mal aislados. Ya que el aire no saldrá bien o no estará tan frío como debería.

¿Qué aires acondicionados son más eficientes?

Existen varios tipos de aire acondicionado en el mercado, y cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas en términos de eficiencia energética. Algunos de los tipos más comunes de aire acondicionado incluyen:

  1. Aire acondicionado por conductos: Este tipo utiliza un sistema de conductos para distribuir el aire frío a través de la casa. Es más eficiente energéticamente que otros, ya que el aire frío se distribuye de manera más uniforme.
  2. Aire acondicionado compacto: Este tipo de aire acondicionado se instala en una ventana o en una pared, y es adecuado para espacios pequeños o para climatizar una sola habitación. Aunque es menos eficiente energéticamente que el aire acondicionado por conductos, es más barato y más fácil de instalar.
  3. Aire acondicionado portátil: Este tipo de aire se puede mover de una habitación a otra y solo se enchufa a una toma de corriente. Aunque es conveniente, suele ser menos eficiente que otros tipos.
  4. Aire acondicionado inverter: Este tipo utiliza un compresor de alta eficiencia y puede variar su velocidad para ajustarse a las necesidades de enfriamiento del espacio. Esto puede resultar en una mayor eficiencia energética y en ahorros en la factura de luz.

En general, los aires acondicionados más eficientes energéticamente son aquellos que tienen una calificación de eficiencia energética alta.

También es importante tener en cuenta el tamaño del aire acondicionado y asegurarse de que sea adecuado para el tamaño del espacio que se está climatizando. Un aire acondicionado demasiado grande o demasiado pequeño no será eficiente y puede resultar en un consumo de energía innecesariamente alto.

Es importante elegir un aire acondicionado de alta calidad y eficiencia energética para minimizar el consumo de energía y reducir los costos de operación a largo plazo. Además, es recomendable seguir las prácticas de mantenimiento adecuadas. Así como utilizar termostatos programables para ayudar a controlar el consumo de energía del aire acondicionado.

Espero que estos consejos te sean útiles y te ayuden a ahorrar energía al utilizar tu aire acondicionado. ¡Recuerda que siempre es importante tomar medidas para reducir tu consumo de energía y contribuir a un futuro más sostenible!