clasificacion y tipos de lineas verticales

Los trabajos en altura están entre las primeras causas de accidentes laborales en España. Existen normas que se deben cumplir para disminuir los riesgos y en trabajos verticales Valladolid hablaremos sobre la clasificación y usos de las líneas de vida verticales. Una de las medidas de seguridad más usadas.

¿Qué son las líneas de vida?

Las líneas de vida, también conocidas como líneas de anclaje, son sistemas que se utilizan para reforzar la seguridad en trabajos de altura. Se utilizan en cualquier edificación, maquinarias, cubiertas o lugares elevados en los que exista riesgo de caída.

La función de este equipo de protección es resguardará los trabajadores ante una posible caída. De ocurrir un accidente la persona quedará colgada y no debería sufrir ningún impacto que ponga en riesgo su vida. Este tipo de sistemas se está usando cada vez más en trabajos industriales y residenciales, así como de servicios.

Los trabajadores tienen un sistema de amarre que conectan a la línea de vida. Esto les permite desplazarse con mayor seguridad de forma vertical u horizontal, dependiendo del tipo de instalación. De llegar a ocurrir un accidente el sistema absorbe energía y resiste la fuerza de la caída para evitar el impacto.

Este tipo de sistemas se utilizan para trabajos en tejados y cubiertas, escaleras, andamios, pozos, postes, plataformas elevadoras y otros.

Componentes esenciales de una línea de vida

Para conocer mejor las líneas de vida en construcción y otros trabajos verticales, revisemos las partes que conforman estos equipos de seguridad personal.

Los componentes principales de las líneas de vida certificadas son:

  • Cable de conexión.
  • Dispositivo de anclaje.
  • Dispositivos absorbentes.
  • Carros deslizantes.
  • Arnés, cinturón, mosquetones.

Clasificación y usos de las líneas de vida verticales

De acuerdo a su disposición el sistema de anclaje puede ser una línea de vida horizontal o vertical. En este caso nos centraremos en los sistemas verticales. Estos son dispositivos anticaídas deslizantes que protegen durante el desplazamiento vertical.

Significa que el sistema está anclado en la parte superior del área de trabajo. Cuando la persona se moviliza hacia arriba o hacia abajo, el sistema le brinda la protección que necesita ante una posible caída.

Para el uso de este sistema es obligatorio utilizar un arnés anticaída. El resto está conformado por la cuerda, el carril o cable. Pueden ser fijos o portátiles de acuerdo a las necesidades de lo que se hará. Cuando se van a inspeccionar los techos, hacer trabajos en tejados, canalones, se instalan para proteger a los trabajadores. En ciertas edificaciones, en especial en naves industriales, existen sistemas fijos.

Las líneas de anclaje de vida se pueden clasificar en flexibles y rígidos. Cada uno tiene requisitos específicos de acuerdo a las normas. A continuación, explicamos cómo funciona cada uno de ellos.

lineas de vida

 Sistema de anclaje rígido

La línea de vida vertical rígida es un sistema que bloquea las caídas en el momento de un eventual accidente. Están regulados por la EN 353.1 y pueden estar conformados por un cable o por un riel.

Te puede interesar:  ¿Qué debes considerar al contratar un servicio de trabajos verticales?

Estas líneas de vida, por lo general, se fijan en la estructura, es decir, son permanentes. En el caso de los rieles no tienen un punto único de anclaje, sino dos ubicados a ambos extremos para evitar que se mueva. En algunos casos tienen varios puntos de anclaje a lo largo de la escalera donde se instalen. Con esto se consigue evitar los movimientos laterales. Se pueden agregar a estructuras ya existentes o nuevas.

La normativa establece que el riel o el cable y el carro son inseparables. Es decir, se toma el conjunto como un todo. Los dispositivos no se pueden intercambiar.

El sistema puede ser utilizado por más de una persona a la vez, siempre y cuando así lo especifique el fabricante. Sin embargo, siempre que sea posible, se debe mantener la distancia de seguridad adecuada.

Los anclajes rígidos son muy utilizados en estructuras industriales, torres eólicas, chimeneas, pozos, accesos a cubiertas, etc.

Sistema de anclaje flexible

En el caso de los sistemas flexibles, estos pueden ser de cuerda o de cable de vida. La puede usar solo una persona a la vez y la distancia entre el arnés y el dispositivo deslizante no debe ser mayor a un metro.

Los sistemas flexibles están regulados por la norma EN 353.2. Se diferencian del anterior en que tienen un solo punto de anclaje en un punto superior de la estructura. El uso de un absorbedor de en energía es opcional de acuerdo con la normativa.

Las líneas de vida con cable de acero suelen instalarse de manera permanente. La parte inferior no es fija pero se coloca un contrapeso para evitar que se mueva. Cuando se instala estos cables hay que considerar el factor ambiental. Es decir, si la línea es permanente no debería colocarse en el exterior debido a los daños que pueden producirse al estar a la intemperie.

Por otra parte, los sistemas flexibles de cuerda se utilizan más como líneas de vida temporales. Se colocan cuando sea necesario y se retiran después de haber terminado el trabajo.

Diferencia con los sistemas fijos

Una diferencia importante con los sistemas fijos es que en este caso los componentes de la línea están desligados. Quiere decir que el carro deslizante, el punto de anclaje y la línea se consideran como elementos independientes. Además, pueden estar fijos a líneas de vida horizontales.

Las cuerdas se pueden utilizar en planos inclinados, no así los cables. Los anclajes flexibles se emplean en ascensos y descensos por escaleras, paredes, torres, antenas, desplazamientos en cubiertas, etc.

lineas de vida verticales en trabajos de altura

¿Cuántas personas se pueden conectar a una línea de vida vertical?

La cantidad de personas u operadores que pueden conectarse a una línea de vida vertical varía según las especificaciones del fabricante.

En el caso de las líneas de vida verticales flexibles la cantidad de usuarios que la pueden usar de forma simultánea es uno generalmente.

Te puede interesar:  10 mitos sobre los trabajos verticales

Por otro lado, las líneas de anclaje verticales que son rígidas permiten que dos o más personas las usen al mismo tiempo. Pero estos debes cumplir con la distancia de seguridad y no exceder el peso máximo que es capaz de soportar el sistema.

Es indispensable que antes de usar una línea de vida vertical cumplas con las recomendaciones de los fabricantes. De esta forma funcionarán de forma eficiente y segura.

Trabajos en donde se usan líneas de vida verticales

Las líneas de vida vertical son utilizadas en los trabajos verticales. Algunas de las labores en las que se emplean con frecuencia son:

Trabajos de mantenimiento de estructuras

Las estructuras de gran altura como las antenas, los silos y otras necesitan mantenimiento periódico. Y para poder acceder a ellas, por lo general, se instala una línea de vida vertical fija en la zona de las escaleras.

En ocasiones también se usan líneas de vida verticales para realizar reparaciones de cableado eléctrico en alturas, eliminar ramas de árboles y otras actividades similares.

Rescates en alturas

Cuando ocurre un accidente mientras se realizan actividades a grandes alturas del suelo los rescatistas deben emplear líneas de vida verticales para poder llegar hasta donde estala víctima y así poder auxiliarla.

Renovación, revisión y construcción de fachadas

Las líneas de vida verticales móviles siempre son necesarias en trabajos que impliquen la revisión, renovación o construcción de fachadas de edificios. Estas permiten que el operador realice sus labores de forma segura y evite que este caiga al vacío o a niveles más bajos.

¿Cómo instalar una línea de vida vertical?

Para la instalación de una línea de vida vertical primero debes realizar pruebas de esfuerzo usando un dinamómetro. Esta se debe aplicar en la escalera o superficie en donde se coloca el dispositivo de anclaje. También es importante evaluar la capacidad de absorción y elasticidad del cable.

La instalación debe realizarse por un equipo de profesionales. Si la línea de vida es temporal el mismo operador que la va a utilizar puede instalarla. Sin embargo, si es fija, la colocación debe hacerla una persona capacitada para esta tarea y acreditada por el fabricante de dicho elemento.

Dependiendo del trabajo que se vaya a realizar y la frecuencia con la que se realizan labores de altura en esa zona los operadores deben escoger el mejor tipo de línea de vida para ellos.

  1. El primer paso es determinar donde se colocarán los puntos de anclajes.
  2. Luego procedes a colocar los cables o cuerdas de conexión y los carritos deslizantes.
  3. Antes de empezar a usarla debe comprobar que su instalación se haya realizado correctamente. Y que el sistema cumple con las normativas de seguridad.

Mantenimiento y revisiones periódicas

Estos tipos de anclajes requieren de cuidados y revisiones para garantizar su funcionamiento y su efectividad. El mantenimiento de líneas de vida consiste en conservar estos dispositivos en buen estado. Esto se logra siguiendo las indicaciones y recomendaciones del fabricante, así como haciendo limpiezas para retirar suciedad y polvo. En algunos casos también puede ser necesario hacer algunas reparaciones, para evitar daños permanentes.

Para detectar daños o deterioro es necesario hacerles revisiones constantes. Se deben realizar inspecciones visuales, para verificar que se encuentren en perfectas condiciones. También los supervisores deben programar pruebas de resistencia a las líneas de vida, para asegurarse que funcionen correctamente.

Te puede interesar:  6 errores que ponen en peligro a un trabajador de altura

Los trabajadores también juegan un papel importante en el mantenimiento de las líneas de vida. Estos deben notificar cualquier indicio de desperfecto o daño, para que el equipo sea reparado o sustituido, y siga cumpliendo con las normativas de seguridad en altura.

Importancia de las linea de vida

 Normativas y regulaciones

Existe una serie de normas técnicas sobre protección contra caídas de altura que deben cumplirse al realizar trabajos en lugares de riesgo.

Normativas específicas para anclajes horizontales y verticales

Los anclajes horizontales están regulados por la normativa UNE-EN795 C/D, mientras que los verticales se rigen por la UNE-EN 353.1/2.

Dentro de cada norma se establece la clasificación de los sistemas de anclaje. Y otros aspectos como los sistemas de ensayo, mantenimiento, revisiones, instrucciones de uso, conectores, equipos de amarre, entre otros.

Estos sistemas de protección deben instalarse siempre que haya riesgo de caída. Es decir, en aquellos lugares donde se deban realizar labores a una altura de -al menos- 1,80 metros por encima o por debajo del suelo. La razón es que el impacto tras una caída resulta un riesgo serio a la salud del trabajador.

Las normas también regulan la resistencia del equipo, así como la ubicación correcta para garantizar su correcto funcionamiento, y el mantenimiento que debe realizarse a estos dispositivos.

Otro punto a resaltar es que las líneas de vida homologadas deben ser instaladas por profesionales para asegurarse que cumplen con el reglamento de seguridad.

Importancia de las líneas de vida en trabajos verticales

Los trabajos verticales están directamente relacionados con condiciones de peligro, a las cuales están expuestos quienes los realizan. Sin embargo, el uso de líneas de vida en trabajos de altura garantiza la seguridad. De esta manera es posible realizar acciones en edificios, escaleras, construcciones y más, protegiendo la integridad física de los empleados.

Este tipo de equipos están diseñados para evitar riesgos en los trabajos en altura y soportar la caída de una persona. En caso de que ocurra algún accidente permiten prevenir lesiones graves o daños mayores. 

Las líneas de vida, permiten que la distancia y la fuerza que se produce por una caída desde altura sea menor. Además, impiden el movimiento en péndulo que se puede generar al caer de cierta altura.

Consecuencias de no usar líneas de vida

Cuando se ejecutan trabajos en alturas existe la posibilidad de caer. De hecho, las caídas son una de las causas más comunes de accidentes laborales. Al prescindir del uso de las líneas de vida y equipos de protección individual, el trabajador puede sufrir lesiones, que pueden ser graves o incluso llegar a provocar la muerte.

Entre las principales consecuencias, encontramos:

  1. No estar sujeto, al momento de una caída desde cierta altura, provoca un impacto directo contra el suelo o contra otros objetos que estén en el lugar al momento de caer. Esto puede causar fuertes golpes y lesiones severas, y en el peor de los casos conllevar la muerte del trabajador.
  2. Para la empresa, la caída de un empleado puede significar pérdidas materiales. Tanto por los daños causados a los equipos, herramientas y otros insumos, como por los gastos médicos que representa la atención al trabajador.
  3. La interrupción de la jornada laboral se traduce en pérdidas económicas. Puesto que se producen retrasos en la obra.

Esta es la clasificación y usos de las líneas de vida verticales según la normativa. Como empresa especializada en trabajos verticales estamos al tanto de las medidas de seguridad que se deben tomar durante nuestras labores. Contáctanos si necesitas ayuda en tu proyecto, si este requiere trabajos en altura.