¿Qué es el síndrome del arnés?
La seguridad es fundamental cuando se realizan labores en altura y deportes de montaña. Pero a veces algunos métodos pueden acarrear consecuencias graves si no se saben manejar los protocolos de seguridad. Trabajos Verticales Alvasa te cuenta ¿qué es el síndrome del arnés? Para que se minimicen los riesgos en caso de que se presente.

El arnés y sus grados de protección

La regulación de la seguridad en trabajos de altura comenzó en la década de los años 70 a través de Occupational Health Safety Administration (OSHA). Pero el arnés apareció a finales del siglo XIX en Holanda donde fue inventado por la alpinista Jeanne Immirk.

De acuerdo a la OSHA hay tres grados de protección para los arneses de seguridad:

  1. Clase 1: Diseñados para posicionar a la persona en un lugar específico y prevenir su caída. No es efectivo para caídas de más de un metro.
  2. Clase 2: Son los arneses pectorales que evitan caídas en lugares resbalosos. Pero no sirven para proteger en caso de caída libre en vertical. Son usados generalmente para subir al trabajador desde tanques o instalaciones subterráneas.
  3. Clase 3: Son de cuerpo entero y protegen en caso de caídas de grandes alturas.

Desde 1998 surgieron los modelos de arneses más modernos. Además del estándar que tiene tres anillos D, almohadillas, herrajes, perneras y puntos de ajuste hay otros para actividades específicas.

via GIPHY

¿Qué es el síndrome del arnés?

Ante la exigencia de esta herramienta hay que procurar conocer a fondo además de los beneficios; cuales pueden ser las consecuencias de su uso. Una de estas es el síndrome del arnés; que es una patología poco conocida y potencialmente fatal.

También llamado síndrome ortostático es un trauma por suspensión aparece cuando una persona queda suspendida en el vacío sujeto por la cuerda del arnés en posición inerte. Sus extremidades se mantienen por debajo de la horizontal del tronco, provocando que se acumule la sangre en éstas.

Al no producirse el retorno venoso de la sangre al corazón, no se puede bombear la misma hacia los órganos vitales. Si el individuo permanece en esta posición mucho tiempo se genera un shock hipovolémico y muere el accidentado.

Entre las causas para que el trabajador u operario quede suspendido figura la pérdida de conciencia. Además de la falta de movimiento por agotamiento, dolor o miedo. El síndrome de arnés también puede originarse por la suspensión al vacío.

Los síntomas del síndrome pueden aparecer tras cuatro o seis minutos de estar suspendido, dependiendo de la condición física del afectado. Estos son dolor intenso, sensación de asfixia, taquicardia, náuseas, parestesia, hipotensión y contracciones incontrolables.

Si permanece en esta posición por más de dos horas las posibilidades de sobrevivir son pocas. La muerte se puede dar durante de la suspensión o luego del rescate.

¿Qué ocurre cuando se produce el síndrome del arnés ortostático?

Cuando se produce una caída y la persona queda suspendida con el arnés, la presión de este puede hacer que la sangre se acumule en las piernas. Esto se ve agravado por la inamovilidad de la persona, bien sea porque está inconsciente o por agotamiento.

Al quedar la sangre retenida en las piernas, disminuye el flujo hacia el corazón. En consecuencia, el resto de los órganos vitales tampoco reciben la oxigenación que necesitan.

Los primeros síntomas del síndrome de suspensión pueden aparecer en apenas unos minutos y pueden avanzar rápido. Comienzan con una sensación de hormigueo, sudoración, náuseas, confusión, entre otros.

Si el rescate no se hace rápido, estos continúan avanzando hasta que se produce el shock y comienzan a fallar los órganos. En las personas que sufren de alguna condición previa los síntomas pueden aparecer antes.

El proceso de rescate debe iniciarse lo antes posible. Y, después de hacerlo, hay que prestar los primeros auxilios adecuados para evitar consecuencias graves. Si no se aplican las medidas correctas, podría ocurrir la muerte de la víctima aunque haya sido rescatada viva.
rescates en altura

Medidas a tomar en caso de síndrome de trauma por suspensión

Lo primero que hay que hacer si se presenta el síndrome del arnés es rescatar a la víctima lo más pronto posible. Sobre todo, si está inconsciente. Pero si está consciente hay que indicarle que intente mover las extremidades frecuentemente.

Esto debido a que las cintas del arnés causan presión y actúan como un torniquete. Los brazos y piernas acumularán toxinas por la muerte celular y la falta de oxígeno lo que puede provocar la muerte.

Es bueno que se coloque en una posición en la que quede semisentado o que flexione las rodillas. También es necesario que mantenga las piernas a la altura del resto del cuerpo. Por lo que debe buscar un punto de apoyo.

Si encuentra una superficie sólida la víctima debe empujar sobre esta con las piernas o los pies. Este movimiento favorece el bombeo de la sangre hacia el corazón.

Los mareos, náuseas o vértigo son un indicio de que va a perder la conciencia.

¿Qué se hace cuando un trabajador sufre del síndrome del arnés?

Después de hacer la labor de rescate no hay que poner a la víctima en posición horizontal. Esto provocaría el retorno del flujo sanguíneo al corazón de forma brusca, lo que puede llevar a la muerte.

Por ello hay que buscar una posición adecuada al estado de la persona. Si está inconsciente debe colocarse en posición fetal, sobre el costado derecho. Pero si está consciente se puede colocar en cuclillas o semisentado.

Esta posición de debe mantener entre 30 y 40 minutos. Luego puede ir adoptando la posición horizontal para evitar la sobrecarga de sangre en el corazón. Hay que estar alerta por si aparecen otras complicaciones causadas por la inmovilización prolongada como falla renal o rabdomiólisis.

Es importante que al hacer el rescate también se llame a los servicios de emergencia para que se encarguen de atender a la víctima.

Asimismo, hay que estar atentos a la posibilidad de que se haya producido alguna lesión durante la caída.

Antecedentes de enfermedad cardiovascular, respiratoria, fatiga, dolor, hipotermia, y deshidratación incrementan el riesgo de padecer el síndrome del arnés. Estas afecciones imposibilitan mover las piernas y provocan estado de inconsciencia.

¿Cuánto tiempo puede estar una persona suspendida en un arnés?

Otra pregunta que hay que aclarar es cuánto tiempo es recomendable que soporte una persona colgada de un arnés de seguridad.

Antes mencionamos que el proceso de rescate debe llevarse a cabo lo antes posible. Esto es necesario porque los síntomas del síndrome del arnés pueden comenzar a aparecer en apenas cuatro minutos.

Aunque hay casos en los que puede ser más tiempo, no tardarán más de 30 minutos en hacerse presentes.

Hay que evitar que la víctima quede suspendida por mucho tiempo. Si permanece colgada del arnés durante dos horas, la posibilidad de sobrevivir es muy poca. La muerte puede ocurrir por shock antes del rescate y aún después de este.

Es posible que la víctima muera en unos minutos después del rescate o, incluso, horas después. La atención de los servicios de emergencia es primordial para la recuperación de la persona. En especial si requiere de técnicas de reanimación.

¿Cómo prevenir el síndrome del arnés?

El sindroma del arnés debe tomarse muy en serio pese a que no se da con frecuencia. El primer paso para prevenirlo es dar a conocer su gravedad para concienciar y evitar que alguien lo sufra.

Los trabajadores verticales y de altura como los que realizan las impermeabilizaciones en Valladolid, alpinistas y espeleólogos etc., tienen que recibir entrenamiento. Es importante formar al personal sobre técnicas de rescate para realizar este tipo de labores. Es clave efectuar bien las maniobras de salvamento para no agravar los síntomas.

Las empresas deben incluir en su plan de seguridad los simulacros de rescate. Sobre todo, de personas inconscientes para minimizar este tipo problemas.

Otras medidas que se toman incluyen la elección de un arnés anticaída adecuado a la talla de la persona que lo va a usar. Debe llevarlo bien ajustado. Este dispositivo no debe tener un solo punto de anclaje dorsal si no tiene otro medio de prevención como la cinta anti trauma.

Se sugiere contar con los medios necesarios para llevar a cabo una operación de rescate de una persona suspendida en altura. Asimismo, usar una silla de trabajos verticales disminuye en gran porcentaje los síntomas en el retorno venoso.

Mientras que las cintas anti trauma evitan o retrasan el síndrome del arnés. Estas cintas permiten que las personas que estén suspendidas encuentren un punto de apoyo para las piernas. De esta manera reducen la presión en las extremidades que impide el flujo sanguíneo.

Se recomienda, además, no trabajar en solitario cuando se tenga que usar arneses. Ni realizar actividades que exijan largas suspensiones. Es imprescindible que las personas que van a estar suspendidas lleven casco y empleen medidas de comunicación efectivas.

Igualmente, las instalaciones desembragables y cuerdas auxiliares facilitan el acceso a la víctima. Estas tienen que ser incluidas en las pautas de seguridad.

Si sigues preguntándote ¿qué es el síndrome del arnés? Solo debes contactar a nuestros especialistas para despejar cualquier duda. Somos profesionales en el área de trabajos verticales.

trauma por suspensión infografia

Fuente infografía