Es rentable contratar gas natural en tu hogar

La subida de la factura de la luz es un tema que no ha dejado indiferente a ninguna familia, y menos, a aquellas que han contado con calefacción eléctrica este invierno. Esto hace que surja la pregunta de si ¿es rentable contratar gas natural en tu hogar? Aquí te la respondemos.

¿Es rentable contratar gas natural en tu hogar?

El gasto en climatización suele suponer hasta un 70 % del coste total del recibo en los meses más fríos y más calurosos del año. Por ello, si estás pesando llevar a cabo una reforma integral en tu vivienda, te recomendamos que compruebes todas las alternativas para reducir dicha factura.

En este caso, la instalación de gas natural se convierte en la solución ideal si tu zona dispone de red de distribución. Pues su coste es mucho menos que el del resto de fuentes caloríficas.

Beneficios de contratar gas natural en tu vivienda

El gas natural proporciona una solución integral para cubrir las necesidades de calefacción, agua caliente, sanitaria y cocina. Como ya hemos comentado, tiene un coste menor al resto de fuentes como el propano, la electricidad o el butano, y su poder calorífico es mucho mayor.

Este tipo de energía no requiere de ningún espacio para su almacenamiento. Por lo que no representa ningún riesgo para la seguridad de sus consumidores. Además, se considera una energía respetuosa con el medio ambiente, no emite CO₂ ni residuos peligrosos en el mismo.

Te puede interesar:  10 reformas imprescindibles para el hogar tecnológico

Si tu domicilio no dispone de la instalación de gas natural, puede parecer una inversión inicial demasiado elevada el llevarla a cabo. Sin embargo, gracias al ahorro que proporciona, resultará mucho más barato a largo plazo. Por el contrario, si ya se cuenta con toda la infraestructura, simplemente nos tendremos que dirigir a una compañía de gas para activarlo.

Cómo contratar gas natural en tu vivienda

Para dar de alta el gas es necesario reunir la siguiente documentación para firmar el contrato de suministro con la comercializadora escogida:

  • Datos del titular del suministro de gas y cuenta bancaria para la domiciliación de las facturas recibos
  • Código CUPS del gas, que aparecerá en una factura anterior si el inmueble tuvo gas, o bien, será proporcionado por la distribuidora en el caso de un alta nueva.
  • Dirección exacta del domicilio.

A partir de entonces, se iniciará un plazo de máximo 8 días, durante los cuales, un técnico de la distribuidora instalará el contador del gas si es necesario, y se activará el suministro.

Dicha gestión tiene unos costes regulados que vendrán incluidos en la primera factura y se conocen como derechos de alta y de acometida. Su precio ronda entre los 72 y los 235 € en función de la tarifa de acceso asignada y de la Comunidad Autónoma dónde se encuentre la vivienda.

Qué tarifa de gas es más barata

Aunque el precio del kWh del gas es el más económico, es conveniente hacer un estudio de mercado cada 12 meses para que no se incremente la factura en los meses más fríos.

Te puede interesar:  Consejos para la rehabilitación de fachadas

Es fundamental tener en cuenta aspectos como el equipamiento de la vivienda, sus necesidades de consumo y las principales diferencias entre las tarifas reguladas y libres.

Tarifa de Último Recurso (TUR)

La TUR de gas es la única tarifa comercializada en el mercado regulado. Solo se puede contratar en las compañías de referencia si se tiene un consumo menor a 50.000 kWh/año.

Su precio es supervisado por el Gobierno cada 3 meses y se establece en función de la oferta y la demanda existente en el mercado mayoritario de gas. Ante esta naturaleza cambiante, sus clientes pueden subidas en el precio del kW/h sin previo aviso, por tanto, es importante que hagan un los meses de enero, abril, julio y octubre.

Esta contratación no cuenta con ningún tipo de permanencia ni penalización, pudiendo aprovechar los momentos más económicos del mercado para ahorrar.

Tarifas libres de gas

Son más de 250 comercializadoras de gas que operan en el mercado libre. Y, cada una de ellas, fija libremente sus condiciones de contratación y sus precios de manera independiente.

La estabilidad del precio del kWh/h durante toda la duración del contrato es a principal ventaja de este tipo de tarifas, aunque cuanta con muchas más:

  • No tiene límite de consumo al año para su contratación.
  • Se pueden añadir servicios de mantenimiento adicionales para cubrir los costes de las revisiones y reparaciones de la caldera de gas.
  • Cuentan con diferentes descuentos y promociones, como por ejemplo, la posibilidad de dualizar el suministro de luz y gas en una misma factura para ahorrar.
  • Podemos escoger entre tarifas planas o fijas en función de las necesidades de consumo del suministro.
Te puede interesar:  Guía completa para la reforma de baños: Cómo obtener un retorno de inversión asegurado

Ya sabes si es rentable contratar gas natural en tu hogar o no. Es importante analizar bien este tema antes de tomar una decisión.