tipos de técnicas de progresión vertical
Los operadores deben conocer los tipos de técnicas de progresión vertical. Su correcta instalación e implementación son indispensables para realizar determinadas labores, como mantenimiento de fachadas, soldaduras a grandes alturas y más. En el blog de Trabajos Verticales Alvasa te contamos cuáles son y en qué consisten.

¿Qué son las técnicas de progresión vertical?

Las técnicas de progresión vertical son aquellas que requieren del uso de elementos como arnés, cuerdas, sistemas de anclajes, argollas y otros que le permiten a los trabajadores realizar una serie de maniobras mientras están suspendidos en el aire. Estas pueden ser para ascender, descender, esquivar obstáculos y más.

Tipos de técnicas de progresión vertical

Los trabajos verticales se realizan en suspensión. Y dependiendo de la tarea, las condiciones climáticas y el entorno o la zona de trabajo se pueden emplear distintas técnicas. Entre las más utilizados están:

Descenso

Para realizar movimiento básicos como ascender o descender es importante que el sistema de suspensión cuente con una cuerda de trabajo y una de emergencia. Ambas deben trabajar de forma independiente, es decir, si una presenta fallas las funciones de la otra no deberían verse afectadas.

La acción de descender se realiza mediante un dispositivo de descenso instalado en la cuerda de trabajo del operador. Este debe desbloquearlo con su mano para ir bajando progresivamente por la cuerda y luego bloquearlo en caso de que deba quedarse estático a determinada altura.

El operador no debe descender demasiado rápido. Para controlar la velocidad genera cierto ángulo o tensión en la parte de la cuerda de suspensión que se encuentra debajo del dispositivo de descenso.

Tiene que asegurarse de que el dispositivo anticaídas esté anclado a la cuerda de seguridad.

trabajo en suspension

Ascenso

Para realizar un ascenso por cuerdas el operador necesita dos autobloqueadores. Estos dispositivos ayudan a subir por la cuerda de trabajo y evitan el descenso. Para empezar a ascender el operador transfiere su peso de un autobloqueador a otro.

Dependiendo de que tan grande sea la distancia que el trabajador sebe ascender se usan diferentes tipos de autobloqueadores. Aunque el mas común es el de puño. Este se conecta al arnés mediante un cabo de anclaje y posee pedales para hacer mas fácil el ascenso.

Paso de obstáculos

En caso de que la cuerda roce en un elemento estructural que represente algún riesgo para esta o el operador, o que por algún motivo presente una discontinuidad o nudo es necesario aplicar una técnica de evasión de obstáculos para solventar la situación.

Para aplicar esta técnica es necesario fraccionar el sistema. Para esto se generan dos secciones con el uso de anclajes intermedios. En donde el cabo de anclaje se conecta al punto de anclaje del fraccionamiento. Para ascender debe quedar suspendido del punto de anclaje largo y luego colocar los autobloqueadores después de la fragmentación o el obstáculo.

En caso de que el operador desee descender debe desconectar el aparato de descenso cuando llegue al punto de fraccionamiento de la cuerda. Usando el anclaje corto. Luego desconecta el dispositivo de descenso y lo coloca y se conecta debajo del fraccionamiento u obstáculo.

Su instalación no es tan complicada, pero solo debe realizarla un equipo de profesionales.

Este tipo de sistema también se usa en las siguientes situaciones:

  • Mejor posicionamiento: En caso de que desees reposicionar las cuerdas, el fraccionamiento es un buen método.
  • Limita el efecto resorte: Es muy usado en descensos de mas de 50 metros en donde el operador debe alternar entre ascensos y descensos.

Además de los sistemas de progresión verticales también existen los horizontales. Estos también son muy usados en trabajos verticales. Es importante que al realizar el montaje de este tipo de sistema de suspensión se usen dos cuerdas portantes. Y que una vez tensadas todas las cuerdas debes usarlo lo más rápido posible, ya que pierde tensión rápidamente.

Las normativas o legislaciones españolas y europeas no establecen pautas definidas para la utilización de los sistemas para aplicar las técnicas de progresión vertical u horizontal. Para obtener mas información sobre ellos, su montaje, aplicaciones y otros datos relevantes. Debes consultar los códigos y guías de las asociaciones de trabajos verticales como IRATA, ANETVA y otras.

Recomendaciones para realizar trabajos verticales

Los trabajos verticales se caracterizan por llevarse a cabo en zonas a las que solo se puede acceder usando equipos de cuerdas, que implican estar suspendidos. A pesar de ser seguros, existen algunos riesgos que los operadores deben conocer. A su vez es importante que apliquen una serie de consejos para estar protegidos:

Elegir el arnés adecuado

El arnés debe ser de la talla correcta, estar bien ajustado y no tener señales de deterioro.

Si te queda muy apretado dificultará el flujo de sangre hacia las extremidades y te generará muchas molestias, incluso podrías lastimarte. Por otro lado, si está muy suelto no cumplirá sus funciones de forma eficiente.

No debes estar demasiado tiempo suspendido

Si estás realizado una tarea suspendido en el aire, toma en cuenta que el tiempo es un factor de riesgo en los trabajos de altura muy importante.

Mientras más tiempo pases en la cuerda aumentan los riesgos de desarrollar el síndrome del arnés. Este se puede dar si el operador está consiente o inconsciente y consiste en que la sangre se almacena en las extremidades debido a un mayor flujo sanguíneo limitando la llegada de la misma a órganos importantes.

El síndrome del arnés puede tener consecuencias muy graves. Por eso es importante que realices las labores en el menor tiempo posible o tomando descansos para caminar y estirar las piernas.

No realices trabajos de suspensión si presentas factores de riesgo

Los operadores que presenten alguna discapacidad o enfermedad no deben realizar trabajos en suspensión. En especial si presentan afecciones cardiacas, de circulación o similares.

Evita trabajar solo

En los trabajos que requieren del uso de sistemas de cuerdas un operador no debe trabajar solo, ya que siempre existen riesgos y la posibilidad de que se presenten complicaciones relacionadas a la labor.

En caso de que algo suceda el equipo de apoyo estará atento para responder rápidamente y solventar la situación.

Mantén una buena posición

La mejor posición para trabajar suspendido es semisentado. Esto solo es posible cuando el arnés posee una conexión frontal.

Cada cierto tiempo te recomendamos mover las piernas si es posible. Y si no puedes lo ideal es que mantengas las rodillas un poco flexionadas.

Otra buena solución es contar con un pequeño asiento para trabajar suspendido. Estos aumentan la comodidad del operador y permiten que esté en una mejor posición durante sus labores.

Piensa en las herramientas

Si vas a hacer trabajos verticales es importante que tengas la protección de herramientas. De lo contrario podrían caerse y causar un accidente.

Los tipos de técnicas de progresión vertical para trabajos verticales son muy utilizados para la ejecución eficiente de múltiples tareas. Nuestros expertos manejas estos y otros métodos que son seguros y les permiten alcanzar lugares difíciles para ejercer sus funciones. Si quieres pedir información de nuestros servicios, contáctanos.