errores planificar reformas
Cuando se hace una remodelación amplia o completa de una vivienda, y no se planifica todo con detalle, es posible que surjan algunos problemas durante el proceso. Y esto se puede convertir en pérdida de tiempo, dinero y materiales. Por ello, queremos hablarte sobre los errores comunes al realizar reformas integrales y cómo evitarlos, para que no te sucedan.

La importancia de planificar las reformas integrales

La única manera de obtener resultados óptimos en una reforma en Valladolid de Alvasa, integral o parcial, es con una adecuada planificación. Un proyecto de esta envergadura requiere de profesionales que diseñen y planifiquen todo el proceso. Así podrás lograr los objetivos.

Es muy importante cumplir con las normas y con los plazos establecidos. Esto sin dejar a un lado una mano de obra calificada y materiales de calidad. Así como, respetar el presupuesto disponible para los trabajos. Todos estos aspectos deben estar contemplados en el plan inicial del proyecto.

Básicamente, planificar te permite tener mayor control del tiempo y de los recursos. También puede minimizar errores y evitar inconvenientes.

Errores comunes al realizar reformas integrales

En cualquier etapa de un proyecto de reforma es posible cometer errores. Estos luego pueden convertirse en un dolor de cabeza.  A continuación, te hablaremos de los más comunes, para que en tu próximo proyecto los evites.

Te puede interesar:  Importancia de los anclajes en los trabajos verticales

No establecer un presupuesto realista

Realizar una reforma integral requiere de una gran inversión de dinero. Por lo que, si antes de comenzar no tienes un presupuesto bien definido y que se adapte a la realidad, esto puede llevarte a gastar más de lo que tienes planificado.

Para que esto no te suceda, lo mejor es tener bien claro cuánto dinero tienes disponible para el proyecto de remodelación. Y, luego, planificar basándose en esto.  Además, asegúrate de que se incluya una partida para enfrentar gastos imprevistos, porque siempre suceden.

Pasar por alto la necesidad de permisos y licencias

Toda reforma y trabajo de construcción requieren de la aprobación de permisos y licencias, por parte de las entidades correspondientes en su ciudad. También es posible que requieras autorización de la comunidad de vecinos.

Los trámites deben realizarse directamente en las oficinas de los entes encargados, en algunos casos el contratista de la obra puede hacer estos trámites por ti. Es algo de ninguna manera se puede pasar por alto, porque puede acarrear multas o problemas legales.

No contratar a profesionales adecuados

Puede parecer difícil saber cómo elegir el equipo adecuado para tu reforma. Pero lo primero que debes hacer es investigar y comparar diferentes empresas y profesionales.

Para empezar puedes revisar comentarios y valoraciones online. Cuando ya hayas seleccionado alguna empresa, entonces pide referencias y opiniones de clientes anteriores. Tienes que verificar la experiencia y cualificaciones. De esta forma corroborar que se trata de profesionales calificados y responsables.

Recuerda solicitar varias cotizaciones. Ya que esto te permite analizar el contenido, y los costos. Así vas a poder elegir el que más te conviene. Te recomendamos que no te guíes solo porque es el más barato, porque eso puede afectar la calidad del trabajo y los materiales.

Te puede interesar:  ¿Cuándo renovar el impermeabilizante de tu techo?

Errores comunes al realizar reformas integrales y como evitarlos

Evitar cambios de última hora

Realizar cambios en el proyecto luego de que han iniciado las reformas, puede implicar retrasos, dificultades y un costo mayor. Este es uno de los errores comunes al realizar reformas integrales.

Es preferible ser muy detallado y minucioso al momento de realizar el diseño, y de tener el proyecto en planos. En caso de haber algo que no te parezca o que desees cambiar este es el momento.

Establecer un cronograma realista, te permite tener control sobre el proceso de la reforma. Y, aunque haya retrasos o alguna pausa no pienses en hacer cambios en el proyecto si ya han comenzado los trabajos.

Si es algo muy necesario, es preferible que te comuniques bien con el contratista. Y, que ambos decidan la mejor forma de hacerlo sin afectar tanto los trabajos ni el presupuesto.

Optar por materiales de baja calidad

Los materiales que se compren para los trabajos de reformas deben ser elegidos con cuidado. Escogerlos de baja calidad solamente por ahorrar, puede salir más costoso a largo plazo.

También, si no se toma en cuenta la compatibilidad de los materiales, con cada espacio de la casa podría haber problemas luego. Por ejemplo, los materiales para el baño deben ser resistentes al agua, el suelo debe ser duradero y fuerte.

Cuando de diseño se trata no hay que ignorar las tendencias y estilos actuales. Pero tampoco ir al extremo, porque muchas de estas son pasajeras, y es preferible un diseño de casa atemporal. Entonces si se eligen elementos o colores solo porque están de moda, es posible que pronto no luzcan tan bien como al principio.

Te puede interesar:  ¿Cuál es el mejor sistema de drenaje para tu techo?

Para seleccionar los materiales adecuados, lo mejor es ver diferentes opciones. Y, luego elegir la que ofrezca mejor relación precio calidad.

No aprovechar al máximo el espacio disponible

Durante un proyecto de reforma, es fácil enfocarse en los materiales y la distribución de los espacios. Entonces, ignorar la importancia de la iluminación y ventilación. Para lograr una estética adecuada y un ambiente cálido y agradable tómate el tiempo para la ubicación de las lámparas y ventanas.

También es común pasar por alto las necesidades de almacenamiento. Para que esto no te suceda es importante planificar donde guardarás tus artículos tanto en la cocina, como en las habitaciones.

Si quieres lograr una distribución eficiente y funcional, puedes contratar los servicios de un arquitecto. Este profesional puede diseñar el espacio interior para aprovechar cada rincón.

No supervisar el avance del proyecto

Aunque hayas contratado a un equipo profesional y calificado, es importante estar presente y supervisar el progreso.  Recuerda que eres el dueño y necesitas establecer una comunicación fluida con el equipo de obras. Así podrás conocer los avances o los inconvenientes que se presenten durante el proceso.

No se pueden ignorar problemas o imprevistos, porque eso retrasa la obra. Es necesario resolver cualquier situación para poder continuar y cumplir con los plazos y objetivos.

Si llegas a presentarse algún inconveniente con el personal que trabaja en la reforma, lo más recomendable es resolver conflictos y problemas de manera efectiva

Conclusión: la clave para una reforma integral exitosa y libre de errores

Como puedes ver, planificar, poner todo en orden desde el inicio y contratar un equipo de profesionales, te ayudará a disminuir la probabilidad de cometer errores comunes al realizar reformas integrales. Revisa cada una de las fallas de las que hablamos aquí, evitarlas te permitirá ahorrar tiempo, dinero, esfuerzos y materiales.