Factores que aceleran el deterioro del techo

¿Cuáles son los factores que aceleran el deterioro del techo? El tiempo de vida estimado de estos se puede reducir de forma considerable por ausencia o mal mantenimiento, por elementos naturales, etc. En Trabajos Verticales Alvasa analizamos los agentes que provocan más daños.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar los techos?

No hay una única respuesta para esta pregunta, ya que dependerá de diversas circunstancias. Por ejemplo, el material del que están hechos, la forma en la que se construyeron o si se les ha hecho mantenimiento periódico.

Además, si en la casa hay daños en el tejado y no se corrigen con el tiempo afectarán toda la estructura.

Entonces, para responder a esa interrogante hay que prestar atención a las pistas que nos da el mismo techo. En primer lugar, tener claro cuándo se construyó y qué material se utilizó. Esto ayudará a determinar cuál es el momento adecuado para sustituirlo.

El tiempo de vida de un techo de tejas de cerámica es mucho mayor a uno de madera o de asfalto. 30 y 25 años -respectivamente- es lo máximo que duran estos últimos. Mientras que el de cerámica o de pizarra pueden durar hasta 100 años. Los de metal tienen un rango intermedio.

Pero para que alcancen su tiempo de vida máximo deben cuidarse bien. Es preciso limpiarlos, evaluar si aparece algún defecto y hacerles mantenimiento con regularidad. Pasar por alto una gotera, con el tiempo representará un gran problema.

Y eso es lo que ocurre muchas veces porque los propietarios no le dan la importancia que merece a esta estructura. Cuando la única solución es intervenir se sorprenden de cuánto cuesta cambiar techo casa, siendo que las medidas preventivas eran más económicas.

Presta atención a las señales

Es inevitable que el techo se deteriore con el tiempo porque está a expensas de elementos naturales y otros factores que le afectan. En caso de que no sepamos cuánto tiempo tiene la estructura, aparecerán señales de que es el momento de cambiarlo.

Así sabremos que es el momento de llamar a los especialistas en construcción de tejados y cubiertas en Valladolid.

via GIPHY

Entre los signos de deterioro a los que hay que estar alerta encontramos:

  • Ausencia de tejas completas o fragmentos de estas.
  • Tejas dobladas o con ondulaciones.
  • Aparición de goteras en varias partes del techo.
  • Pintura descamada en el techo y paredes, junto con la aparición de moho y hongos.
  • Aparición de gránulos provenientes de las tejas asfálticas en los canalones.

Factores que aceleran el deterioro del techo

Más allá de los años que tenga el techo, hay otros factores que pueden deteriorarlo. A continuación describimos algunos de ellos.

Los peligros principales vienen de la naturaleza, como por ejemplo la lluvia o la nieve. El agua puede provocar daños enormes no solo al techo, sino a toda la estructura. Por eso a la menor señal hay que actuar para detener las filtraciones.

daños del granizo en el techo

Los cambios de temperatura que debe soportar el techo también le afectan. Identificar qué tipo de techado sería el más apropiado para su zona es importante para reducir el efecto de estos elementos. Veamos cómo le afectan cada uno de ellos.

  • La lluvia abundante daña el techo si el agua no encuentra por donde escurrir. El líquido se estanca y comienza a estropear los materiales, al buscar por donde salir termina formando filtraciones al interior. Por eso hay que mantener los canalones libres de desechos que impidan el paso del agua.
  • La nieve también provoca filtraciones al comenzar a derretirse. Asimismo, su peso puede afectar la estructura. La solución para ambos problemas es asegurarse de reparar cualquier defecto antes de la temporada fría y pedir a un experto que retire la nieve cuando se acumule.
  • Durante la temporada fría se presenta otro problema que es el hielo. Se forma cuando el agua de la nieve derretida vuelve a congelarse, obstruyendo así los canalones. De igual manera ejerce presión sobre el tejado, causando daños en este.
  • Aunque es menos común que los anteriores, las tormentas de granizo ocurren y pueden causar daños en el techo. Al caer sobre las tejas pueden romperlas o dejar abolladuras si el material no es flexible.

Otros problemas provocados por elementos naturales

Los anteriores son los elementos que más daños provocan en el techo, pero no los únicos. No hay que olvidar que esta estructura está expuesta de forma permanente a los cambios de clima y la luz ultravioleta.

Además de otras características propias del lugar donde se encuentre la casa. Por ejemplo, en una zona costera la sal que contiene el aire aumenta la probabilidad de que se forme corrosión en techos de metales.

Te preguntarás también qué efectos causa el sol en los techos. Los rayos UV son otros de los factores que aceleran el deterioro del techo. Con el tiempo, estos comienzan a degradar las tejas y llegan a agrietarlas.

El efecto que provoque depende del material, por lo que es necesario elegir tipos de techos adecuados a la zona donde vives.

La combinación de sol y lluvia provoca también oxidación y cristalización. Los rayos ultravioletas pueden hacer que las tejas de asfalto se doblen hacia arriba.

Por otra parte, la presencia de árboles en los alrededores de la casa también genera riesgo. El más común es que las hojas, semillas y ramas pequeñas se acumulen sobre el tejado y el desagüe.

Y al llegar a los canalones los obstruyen, impidiendo eliminar el agua del techo de forma eficiente.

Todos estos residuos llegan hasta el techo por el viento, pero también por medio de algunos animales; por ejemplo, las aves que anidan.

Otros animales como los mapaches, ardillas y ratones también causan estragos en el techo. No solo en el exterior, sino en el interior al tratar de refugiarse.
animales en el techo

Factores humanos

Los errores humanos también pueden generar daños. Lo más común es que ocurra cuando la instalación del techo no se haga de forma adecuada o que el mantenimiento se deje en manos inexpertas.

Cualquier decisión que tomemos puede afectar el techo, reduciendo así su tiempo de vida. Muchos de estos factores que aceleran el deterioro del techo, en especial los naturales, no se pueden evitar. Sin embargo, se pueden tomar medidas de prevención para reducir los daños.