Manejo de imprevistos durante reformas integrales Como prepararte
Renovar una propiedad es un proyecto emocionante.  Convertir un espacio viejo o con un aspecto desgastado, en el lugar de tus sueños es la razón principal para decidir hacer una reforma integral.  Pero lo que nadie desea durante este proceso es encontrar sorpresas que impliquen gastos adicionales o retrasos. Pensando en eso, te hablaremos sobre el manejo de imprevistos durante reformas integrales y de cómo prepararte, de modo que sepas qué debes hacer.

Problemas inesperados en reformas integrales

En toda construcción, reforma o remodelación es posible encontrarse con problemas, cuando aparecen estos inesperados, el flujo del proyecto y lo planificado inicialmente puede verse muy afectado.

Entre esos problemas que normalmente no se anticipan, puedes encontrar:

Daños por agua

Cuando hay daños ocultos por agua, el proyecto de reforma se retrasará y los costos serán mayores. Ya que se requiere invertir dinero para solucionar el problema.

Los daños por agua, a menudo pasan desapercibidos y salen a la luz una vez que se inician los trabajos y que se quita el suelo y las cubiertas o pintura de las paredes. Es allí donde se pueden observar filtraciones, o tuberías agrietadas o rotas.

Las fugas de agua pueden causar moho, hongos, termitas y daños importantes en los materiales como la madera.

Problemas con los cimientos o la estructura

Los cimientos o la estructura pueden presentar daños a causa de problemas de nivelación, que hizo que se acumulara agua debajo. Esto ocasiona que el suelo se expanda poniendo en riesgo las fundaciones. También el peso de la casa puede hacer mucha presión sobre los cimientos, provocando grietas y daños.

Este tipo de situaciones requieren de la inspección de un ingeniero experto. Así luego el contratista pueda actuar en la reparación. Hay que destacar que estas reformas suelen ser muy costosas.

Con el paso de los años esto puede ocurrir, aunque la construcción haya sido realizada bajo todas las normativas y con materiales de calidad.

Materiales de construcción inseguros

Si la vivienda en la que se realiza la reforma fue construida hace muchos años, es posible que durante su fabricación se hayan utilizado materiales, como el plomo y el asbesto que representan un peligro para los actuales trabajadores.

Te puede interesar:  ¿Qué es un sistema de protección contra caídas?

Por ejemplo, el plomo puede estar presente en viejas tuberías o en acabados de pintura tanto en el interior como en el exterior de la casa.

El asbesto, por su parte, puede encontrarse dentro de las paredes, en los sótanos, áticos y techos.

Para eliminar estos materiales inseguros se requiere que los expertos los retiren y desechen de manera adecuada. Esto implica costos adicionales y retrasos en los trabajos.

Reparaciones anteriores

Si la vivienda que estás tratando de reformar es antigua, es muy probable que haya pasado por varias reformas anteriores.  Y esos trabajos fueron realizados con materiales de mala calidad o con una mano de obra inexperta o deficiente, los problemas que se deriven de eso serán un inconveniente para la renovación que estás realizando actualmente.

Si esto llega a suceder hay que hacer algo para solucionarlo. No es posible trabajar y obtener un buen resultado de la reforma, si se ignoran estos problemas y se continúa el trabajo solo por ahorrar tiempo y dinero.

Sistemas eléctricos y fontanería obsoletos

Cuando inicias un proyecto de reforma, el contratista y el ingeniero pueden darse cuenta de que el sistema eléctrico o el de fontanería son obsoletos.  Es decir, son tan viejos que no cumplen con las normativas actuales.

Los sistemas de tuberías que anteriormente estaban fabricados de acero galvanizado, ya no son una opción. Puesto que ese material tiene a corroerse, obstruirse y fugar.  Por lo cual, se hace necesario sustituirla por algún material como el PVC, cobre o CPVC, o si buscas algo mejor y más nuevo, las tuberías PEX son una excelente opción.  Estas últimas son resistentes a distintas temperaturas, son más flexibles y fáciles de instalar y más económicas que el cobre.

El sistema eléctrico se debe revisar. Un cableado de muchos años de antigüedad es probable que no soporte la demanda de electricidad que tienen los aparatos electrodomésticos nuevos. Pero además de eso, se debe tener especial cuidado, porque existe el riesgo de un incendio.

Cualquiera que sea el caso, el electricista deberá hacer una inspección y dar las recomendaciones para que el sistema funcione de forma adecuada y segura.

Sistema de plomería

Manejo de imprevistos durante reformas integrales

Después de ver algunos de los imprevistos que pueden surgir cuando se hacen reformas integrales, es necesario prepararse. De esa forma tomar medidas para evitar que surjan o en caso de no poder impedirlo, al menos lograr que esto signifique un gran inconveniente durante el proyecto.

Te puede interesar:  ¿Qué hacer si se produce una caída de altura?

Estas son algunas de las cosas que podemos hacer para el manejo de imprevistos durante reformas integrales:

Elegir al equipo con anticipación

Organiza con tiempo el equipo de profesionales o empresa de reformas que se harán cargo de la obra. Este debe incluir ingenieros, arquitectos, contratistas y diseñadores.  De esta manera, podrán inspeccionar el lugar con detenimiento. Y, como expertos tendrán una visión objetiva de cómo será el proyecto al que se enfrentan.

Al saber esto, disminuyen las posibilidades de que aparezcan imprevistos en el transcurso del proyecto. En caso de que observen algo que puede ser un potencial problema, se puede solucionar de forma rápida.

Ser flexible y abierto a los cambios

Si cumpliste con el punto anterior, entonces escogiste un equipo de trabajo profesional y con experiencia en proyectos como el tuyo. Debes confiar en ellos. También trata de adaptarte y ser flexible con el equipo en cuanto a su forma de trabajar y sus horarios.

Al comenzar un proyecto de reforma hay que estar abierto a posibles cambios. Puede haber modificaciones en el cronograma, en el presupuesto incluso en el alcance de la reforma. El estrés no te ayudará en el proceso. Por ello es importante que estés tranquilo y confiado en el equipo encargado.

La idea es que el proyecto se realice sin inconvenientes y que el resultado final sea tal como lo esperabas. Y, en caso de que desees vender el inmueble, que el resultado te permita mejorar el valor de tu inmueble.

Buena comunicación

Mantener una buena comunicación con el constructor, el ingeniero y el diseñador, es necesario para lograr que todo lo planificado se cumpla.

El constructor te debe mantener informado sobre cualquier novedad que ocurra. Así cómo tú también debes conversar sobre posibles sugerencias o aportar posibles soluciones a situaciones que se presenten.

Organización

Después de planificar el proyecto, lo siguiente que necesitas es una buena organización. Es imperioso que el cronograma del proyecto esté bien definido. Para de esta forma poder saber si hay un margen de tiempo con el que se pueda trabajar en caso de imprevistos o retrasos.

Te puede interesar:  Ventajas y desventajas de las minicasas

La organización se refiere a estar al día con todo lo que ocurre. Y esto implica hacer seguimiento a las actividades que se realizan dentro de la obra; así como de los recibos y documentos que tengan que ver con el proyecto.

Presupuesto para imprevistos

El dinero es imprescindible para llevar a cabo un proyecto de reforma integral.  Por ello, el presupuesto debe contener todos los aspectos necesarios para cumplir con lo que el cliente desea. Pero no debe olvidarse la importancia de incluir en ese presupuesto un reglón para los gastos imprevistos.

Tener un margen de dinero disponible para resolver cualquier situación no prevista. Esto evitará conflictos y niveles de estrés innecesarios. También prevendrá que tengas que disponer dinero de otros renglones o modificar tu proyecto, para poder solventar el imprevisto.

Si ya estás por terminar el proyecto y no hubo gastos extras o se cubrieron los imprevistos y aún quedó dinero de la partida para este fin, ese dinero puede destinarse a mejorar el diseño del interior o el paisajismo en el exterior.

Plan de contingencia

Además de tener un renglón en tu presupuesto que te permita hacer frente a gastos inesperados, es importante tener un plan de contingencia, en el caso de que se presenten retrasos o situaciones imprevistas.  Por ejemplo, tener contacto de otros proveedores o contratistas que pueden resolver, en caso de que te falle alguno de los que habías contratado.

Un plan de contingencia también puede ser tener una segunda alternativa para los materiales o para el diseño.

Evaluar el impacto a largo plazo

Si se ha presentado una situación inesperada, en el momento puede ser agobiante. Pero hay que analizar bien lo que sucede y pensar en soluciones que resuelvan por completo el problema.

Nunca intentes resolver un imprevisto en una reforma integral tomando atajos o haciendo arreglos rápidos, pensando en que podrás ahorrar tiempo y dinero.  Ya que eso puede ser una solución en el momento, pero que a largo plazo puede convertirse en un problema mayor o puede significar tener que gastar dinero.

Si quieres encontrar una solución efectiva, evalúa las opciones, sus ventajas y desventajas. Elige la que te ofrezca un mejor resultado a largo plazo.

Ahora cuentas con la información que necesitabas sobre el manejo de imprevistos durante reformas integrales y cómo prepararte.  Puedes iniciar tu proyecto sin preocupaciones ni dolores de cabeza, sabiendo que un equipo capacitado, con experiencia, y un presupuesto bien elaborado son la base fundamental para llevar a cabo tu reforma con éxito.